5651255034.8dd5717.ec722a2c0f5d4138afa6f39d55509f70
Illustration & travel stories

Ven, vamos a Bolivia

El carnaval acaba de despedirse hasta el próximo año, lo que permite: 1) que los residentes recuperen a su ciudad (ella esta feliz de descansar después de tantas festividades), 2) que yo vuelva aquí (yo estoy feliz de verlos después de este largo descanso). Ya era hora porque tenemos mucho que contarnos desde la última vez.

Para celebrar este reencuentro, que les parece si viajamos unas semanas en Bolivia, ahora mismo, en 5 segundos ? Super.

Cierren los ojos (no mucho tampoco, porque sino el viaje la lectura puede ser un poco complicada) que yo los guio. La visita se hará alrededor de 20 verbos al imperativo, pero un imperativo muy dulce (los verbos son mis amigos, no puedo evitarlo). No tienen que preocuparsen por las conjugaciones, solo tienen preocuparsen por leer. Además que entre los verbos de acción y los verbos pasivos, hay verbos para todos los gustos.

Entonces… vamos!

1. Despierten…

…en La Paz (el autobús llega a las 5:30, no hay tiempo para dormir hasta tarde, aunque sea domingo, lo siento). La capital se encuentra en el hueco de las montañas, lo que significa que por la noche, la iluminación nocturna se extiende en las alturas, haciendo brillar la ciudad de un verdadero encanto estrellado (increíble como uno puede ponerse de poético de madrugada). La manera más bonita de empezar el día y este nuevo capítulo.

2. Respiren…

…con calma. Las calles y la altitud son abruptas en la capital más alta del mundo (3630 metros). Es mejor ir despacio. Ins-pi-rar. Ex-pi-rar. Sí, así. Inhalen un poco más. Bien. Descansen cada 5 metros (bienvenidos a la vida de anciano). Perfecto. Y luego, si están cansados, tomen el teleférico. La vista desde arriba vale la pena y, francamente, con ese modo de caminar a una velocidad tan limitada, será mucho mejor. Créamen.

3. Observen…

… esta gran ciudad sin MacDonald (entender: capital que resiste con orgullo a los dictados estadounidensen), donde las artesanías, los textiles, los colores, los motivos andinos, el estilo de vestir, los ritos y las creencias nos hablan sobre el apego a las tradiciones ancestrales que se transmiten aquí de generación en generación. Es muy bonito este deseo de perpetuar el arte de vivir y las costumbres de sus ancestros. Es muy bonito constatarlo como pasajero en este territorio. En resumen, ¡el cambio de aire es total!

[Aunque también es doloroso enfrentar la pobreza de una gran parte de la población y el trabajo infantil (#corazónroto). O cómo romper el estado de ánimo en 3 segundos.]

Volvamos a la sensación 100% tradicional de la ciudad. Obviamente, los momentos en los que me atreví en sacar mi teléfono para tomar no ilustran exactamente lo que dije antes (textiles, ropa, costumbres), sería demasiado fácil (la oportunidad perfecta para contar con tu imaginación 😉 .

Asi que: no solo he cambiado el tema abruptamente, sino que además, las imagenes no tienen casi nada que ver con el texto. Lo maximo.

El hermosisimo Valle de la Luna de La Paz.

Un patio entre muchos otros.

Un concepto erróneo del tráfico (en realidad bastante caótico).

La linda Plaza Murillo, una de las plazas principales de la capital.

4. Huelan…

… los olores de comidas fritas que se mezclan con los olores de frutas frescas, la contaminación y los aromas de las flores. Sorprendentemente, tiene su encanto. Si, se los juro (con cero prueba en imagenes, ya que estámos en la categoría olfativa).

5. Admiren…

… las largas trenzas negras de las mujeres (la belleza de los Andes), encima de cuales se asoma un sombrero o una gorra. Pero también … sus faldas tradicionales, sus bailarinas y bolsas de colores en las que a veces vemos kilos de papas, flores, frutas o ropa para vender en el mercado (en todos los casos, se ve muy pesado). Un peso que borra un poco su edad: tienen un trabajo agotador (que se supone que envejece) pero también tienen rasgos indígenas (que se supone que rejuvenecen). Lo que nos lleva a esta pregunta sin respuesta: ¿son mayores de lo que parecen o son más jóvenes de lo que aparientan? Si tienen una idea del veredicto, les agradezco de antemano. Me ayudaría a terminar con esta pregunta existencial (para facilitar su tarea, no se ven las caras de aquellas mujeres en mis fotos).

6. Recorran…

…”el camino de la muerte” en bicicleta. Es un amigo boliviano que me envío allí (aunque sea supuestamente un buen amigo). El ancho de este carril que queda en las afueras de La Paz, y que bordea un avismo tenaz, solo tolera un automóvil y medio, pero durante décadas se utilizó en ambas direcciones, causando cientos de accidentes mortales cada año. Ahora se utiliza principalmente como una ruta turística para ir en bicicleta de montaña (con un guía).

Son 50 km (no se asuste, solo hay descenso), en un camino de piedra, con un impresionante precipicio a la izquierda y docenas de cruces a la derecha (y después de hacer el pacto que llegaremos en vida al final del camino) (ahora si pueden dejar entrar el pánico) La recompensa de este esfuerzo (más mental que físico – aunque las manos estan adoloridas de frenar continuamente): un paisaje tan vertiginoso como tropical, primero nublado y luego despejado ..

7. Escuchen…

…(o no) los vendedores de boletos gritar a todos los destinos propuestos en las estaciones de bus. CochabaaaaaaambAAAA (las letras capitales indican el aumento de la voz). Santa Cruz, Santa Cruz (pronunciado a la vez muy duro y muy rápido). La ventaja de esto : terminar por conocer a todas las ciudades del pais. La desventaja : terminar enfermos de los oidos.

8. Mastiquen…

… hojas de coca, para tener mejor resistencia a la altitud. Como todavía no entiendo cómo hacerlo sin tragar estas hojas fuertes en sabor, no tengo consejos de masticar para darles. Por contra, puedo ofrecerles pasar a otros sabores en la boca, justo después de este punto bien redondo.

9. Prueben..

… salpeñas (empanadas bolivianas), platos tradicionales como el delicioso (y muy pesado) “silpancho” (compartimos?), trucha fresca (en la orilla del lago Titicaca), papas (fritas, por supuesto, ya que la fritura es la regla), sopas (“sopa de quinoa” o “sopa de mani”, para comer algo más liviano), jugo de naranja prensado en la calle (delicioso y baratisimo), ensaladas de frutas exóticas en los mercados (tan rico como comer chocolate) (bueno, casi), pasteles caseros (opción B en la categoría “glotonería”) o (nada que ver) … carne de corazón de vaca (hey sí … no hagan esta cara, porque realmente … es muy bueno). Ups, siento que involuntariamente les he cortado el apetito. Mas bien salgamos de la mesa y vamonos a conversar en un bote.

Ensaladas de frutas, en el mercado de Sucre.

10. Naveguen…

…sobre el lago Titicaca (el lago navegable más alto del mundo con 3812m sobre el nivel del mar). El que esta considerado como siendo la cuna de los incas, ve atravesar a muchos turistas sue van para Perú. Sé que es tentador, pero en realidad no es la ruta ideal para ir al Carnaval de Río (todos los caminos conducen a Roma pero no a Río, asi es la vida).

A cambio de ir a Perú, iremos a la Isla del Sol, hermosa isla en territorio boliviano. Para llegar hasta allá se necesita un barco (desde la bonita Copacabana). Al respecto del barco, si no van en el techo bajo la lluvia, con 15 personas y la sensación de que se van a hundir, se han perdido todo.

Otra cosa, aquí no hay teleférico, y es una lastima para la respiración. De hecho, para llegar al punto más alto de la isla (con una vista panorámica excepcional), deben escalar, sufrir y respirar con calma (les aconsejo que retomen los ejercicios de respiración del segundo párrafo) (pero no olviden regresar aquí). De lo contrario, perderán lo mejor, es decir, la vista impresionante de la isla):

Antes de la isla, el lago Titicaca, y un barco de lujo visto por ahi:

Antes del lago Titicaca, la bella Copacabana :   

11. Compren…

…un suéter boliviano. Seria maluco no versen como todos los otros turistas, no?Todos tienen el mismo y cuesta solo 80 pesos bolivianos. Para el clima frío que puede hacer aquí, es una inversión rentable a un costo muy razonable y un recuerdo útil. ¿Por qué privarsen?

12. Caminen…

…en medio de las maravillas de la architectura colonial de Potosi, la ciudad más alta del mundo (culmina a más de 4000m, 4070 para ser exactos) (atención, hay un interrogatorio sobre los récord de altitud al final de la publicación). Construida al pie del Cerro Rico, esta ciudad fue, gracias a sus minas de plata, el Eldorado de los españoles en el siglo XVI y la ciudad más grande de Occidente, frente a Londres o París. Las riquezas del pasado se adivinan frente a los hermosos edificios coloniales que pueblan las calles del centro histórico.

En cuanto a la visita de las minas (donde los mineros siguen trabajando duro todos los días), no fui (las huelgas del pais – hacia el nuevo código penal, me obligaron a irme más rápido de lo previsto). Por lo tanto, desafortunadamente no les puedo hacer ninguna visita bajo tierra … para deleite de los lectores claustrofóbicos. Estoy segura de que hay algunos, admitenlo.

13. Aprendan…

…que existe un tabú Bolivia-Chile. Atención, este tema es muy sensible (por lo tanto, solo presentaré los hechos porque quiero mantenerme en buenos términos con mis amigos chilenos y bolivianos ;). Lado boliviano: la sensación de haber sido privados del acceso al mar por los chilenos (desde la Guerra del Pacífico a fines del siglo XIX), y la esperanza, siempre viva, de obtener una reasignación de un pedazo de océano. Por parte chilena: la sensación de no tener que discutir sobre los cambios de territorio del pasado (una parte importante de la Patagonia ahora pertenece a la Argentina y nunca hubieron reclamos). Obviamente, el enlace fronterizo con Perú (lado chileno) no facilita las cosas. No es tan fácil cambiar las fronteras … Pero este es un largo debate.

14. Disfruten…

… de la tranquilidad de Sucre (la ciudad más segura de todo el país, y totalmente equipada de cámaras). Pero sobre todo, disfruten de la belleza de esta ciudad apodada “la ciudad blanca”. Tambien disfruten del regreso de un clima dulce y asoleado. Personalmente, me enamoré. Estilo colonial, blancura brillante, clima ideal, vida pacífica, lugares culturales, patios elegantes, barrios animados, calles pavimentadas, ciudad estudiantil, mercado delicioso. Puede ser la ciudad que he preferido hasta ahora. Sí, sí, realmente. Hasta el punto de que la estadía de dos días se convirtió en una semana. Lo vendo bien, ¿verdad?

15. Bailen…

… una de las 40 danzas folclóricas. Son muchas, y cada una tiene su propio traje (el baile es tan hermoso como el traje). Opción B: Miren a los profesionales bailar (en la Escuela “Origenes” de Sucre). De hecho, la única opción a menos que se queden 3 meses aquí tomando clases de baile. Tengo la impresión de que la mayoría de los viajeros están más en el modo “clase de español” que clases de baile. Incluso, me pregunto qué los pasa a todos. Aprender español en Sudamérica, qué idea tan rara, ¿no?

16. Escuchese…

…básicamente, sigan sus deseos, incluso los que salgan del modo “viajero y mochilero”. Imagínesen que van caminando por las calles de Sucre y, que de repente, un cine aparece inesperadamente frente a ustedes (peor aún, no los deja pasar). Estamos de acuerdo, no tienen más remedio que entrar. Y allí … después de dos meses y medio sin televisión, sin película y sin el hobbie de la vida “normal”: la llamada de la pantalla es demasiado grande para perderse el Jumanji casi ganador de un Oscar (ya que estamos en modo aventura, mejor quedarnos en el mismo estilo cinematográfico). La historia se basa en un grupo de adolescentes que terminan en un videojuego, con el desafío de ganar “mundos”. Y allí, mi visión intelectual (o completamente loca) del viaje me dice que esta metáfora también funciona para mí, que paso constantemente de un mundo a otro. Ok. Finalmente, el cine no es bueno para mi salud.

17. Sean pacientes…

… porque todo va lento aquí (sí, incluso más que en Argentina y Chile). Por ejemplo, si el conductor les pide que esperen 15 minutos para hacer una pausa para orinar, aunque esa se volvio vital para ustedes dentro de este autobús que conduce en un camino caótico de noche durante 14 horas (la descripción “carretera de la noche “y” 14h viaje ” son aclaraciones importantes para entender la urgencia de la situación), sepan que los 15 minutos significan en realidad 2 horas. 2 horas con muchas pero muchas ganas de orinar + situación muy muy incómoda de la carretera = tortura muy muy violenta.

18. Olviden…

… sus puntos de referencia básicos. De echo, el pasillo central del mismo autobús se convierte en dormitorio nocturno para niños (padres en los asientos, niños, en el piso). Imposible caminar sin aplastar una mano o un pie. Super.

Cuando este autobús para por fin en medio de la noche, en el medio de la nada: asistan a una orinada general. Yuppii. Aprovecho esta oportunidad para darles un consejo: no hagan el viaje Sucre>Santa Cruz en bus. Tomen cualquier otra cosa, un caballo, un globo, un helicóptero. Será mejor (sobre todo el helicóptero). Créanme.

19. Gasten…

…poco. Muy poco. El jugo de naranja cuesta 5 bolivianos, un plato tradicional en el mercado con sopa de entrada y un plato grande cuesta 15 bolivianos, un taxi 10 bolivianos. Por eso mismo, es posible que nunca cocines allí. Además, este verbo ya no existe. Ha sido cancelado por siempre.

El problema, es que los pequeños ahorros cuentan mas que lo que uno cree. Y al final, solo por dos semanas, la cuenta salio altica. ¿Quién lo iba a creer? Acá todo es cuestion de altitud.

20. Suden…

…en Santa Cruz. Normal, estan haciendo 30 grados. Pero después del frío de las ciudades de montaña, honestamente, incluso con todo el odio que los mosquitos pueden despertar en ustedes (mientras que ellos no dejan de mostrarles todo el amor que les tienen), les encantará el calorcito. Además, aquí sentimos un ambiente tropical, muy diferente de las otras ciudades y es el comienzo de los pre-carnavales con sus coloridos desfiles. Otra versión del calor, y con mucha música. Como una transición hacia los carnavales de Brasil…

See you guys !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *