5651255034.8dd5717.ec722a2c0f5d4138afa6f39d55509f70
Illustration & travel stories

Érase una vez, Colombia

A ti que te gusta que te cuenten historias (de lo contrario no estarías aquí ;), tengo una nueva para ti. Sobre todo esta que viene directamente del 💙…

La historia comienza en los trópicos. En medio de plátanos bailando, hamacas con vista hacia el mar Caribe, plantaciones de café, palmeras gigantes, aire Pacífico, selva amazónica, picos nevados de los Andes y un sol feliz de vigilar de cerca esta exótica belleza.

Como todas las historias, esta comienza bien (si no te gustan las palmeras, puedo convencerte con esta foto) (aunque sé que no necesitas cambiar de opinión porque ya te encantan las palmeras).

Por supuesto, como todas las historias, existe un detalle que contamina el paisaje de ensueño ; un detalle contra el cual habrá que batallar a lo largo del relato (sí, todos queremos finales felices), y eso sucede más o menos rápido en la historia, según lo que decida el narrador.

Cómo te siento impaciente, y que ya esto se esta poniendo largo, no te preocupes que el detalle en cuestión llegará muy rápido. Solo alcanzas a contar hasta 3 (si puedes leer y contar a la vez), lo que no te dejará tiempo de bañarte en el mar aquí arribita. Lo siento. Pero al menos te podrás poner protector solar (y darte cuenta de que han pasado más de tres segundos).

Estamos en los 80 y aunque el clima sea tropical, también es (y sobre todo es) violento y sangriento. El resultado es un campo léxico muy agradable. Los medios hablan de “asesinatos”, “carteles de droga”, “secuestros”, “guerrilla” y “víctimas”. Medellín es, en estos años oscuros, “la ciudad más peligrosa del mundo” (¿ya no quieres bañarte de repente?) (de todos modos, no hay mar en Medallo ). Una imagen triste, pero difícil de desafiar ya que es el simple reflejo de la realidad. Empezamos mal para el cuento de hadas.

Para ponerle todavía mas énfasis a la historia, hablemos también del súper casting. Los personajes principales no son buenas personas (entre los que ganan millones con pólvora blanca, los que pagan para matar, los que dan la orden de matar o los que son corruptos). Ellos son los que hacen la ley. Muchos opositores de este régimen son rápidamente eliminados de la escena. Son estudiantes, políticos, abogados, periodistas, padres o madres de familia o simplemente ciudadanos. En cuanto a los extras, sufren un poco de la situación. En el exterior, están constantemente asociados con aquel que no debe ser nombrado. Dentro del país, cientos de inocentes viven con miedo. Ah, el miedo. Una arma de guerra muy rentable. Pocos costos, grandes efectos. Sería una buena sinopsis para una serie policiaca basada en una historia real. Es Netflix quien lo dijo (con sus tres épocas adictivas sobre este tema) (adicción accesible a $ 22.900 por mes) (para deleite de los habitantes de este país que adoran permanecer en este oscuro cliché en el que los han encerrado)(sin hablar de la película Loving Pablo que acaba de salir…).

Aquí van 40 líneas (por si quieres seguir leyendo y sumando a la vez) que te hablo sin pronunciar el nombre del país: 1. Está escondido en el título (no necesitas de mi para adivinarlo). 2. Espero el resultado de los eventos trágicos para presentártelo tal como está hoy. Más grande, más sabio, más pacifico. Algo me dice que es más probable que te guste asi.

Parece que se acercara el momento de la historia en el que se resuelve todo … Efectivamente, aqui estamos. Primero, hay que imaginar que en esta frase pasan muchos años (el desenlace toma su tiempo). Muchos años que aquí serán cortados en algunas líneas para que finalmente puedas irte a meter al mar. Primero, Shakira se tiñe de rubia y se vuelve famosa a nivel mundial, se han implementado medidas de seguridad reforzadas. La violencia disminuye, el conflicto con las Farc termina después de 50 años de vida compartida, la “ciudad del crimen” se convierte en la “ciudad más innovadora”, el presidente recibe el Premio Nobel de la Paz, James y su equipo hacen una hermoso recorrido en la Copa del Mundo de 2014 (si, eso también cuenta). La total.

El resultado de todo esto se resume en una buena y una mala noticia. Vamos por la mala primero (es la regla) : el chantier de las cosas que aún deben todavia cambiar. La violencia, la pobreza, la desigualdad social, la producción de drogas. Tantas cosas que se han mejorado muchisimo pero que necesitan mejorar más. Tocara duplicar el esfuerzo. Y si se puede lograr (porque los colombianos son unos optimistas obstinados)(ya vez que estamos a punto de pronunciar el nombre del país).

La buena noticia: que la mala reputación se está convirtiendo gradualmente en … opiniones positivas, corazonadas y turismo. Y eso cambia TODO. Uno pretende que las opiniones de los demas no importan, mentiras. Hacen toda la diferencia. Por ejemplo, ahora, cuando digo que soy (franco)-colombiana (me gusta dar la información clave al final) (de hecho, la edición de este artículo se hace en retrospectiva), me dicen: Respuesta A) Ya he viajado a Colombia. Respuesta B) Quiero ir a Colombia. Respuesta C) Tengo un amigo que fue a Colombia. Respuesta D) Tengo un amigo del primo de la novia del yerno que viajo a Colombia … Un desconocido pero alguien. Antes, no había nadie. A veces, las respuestas incluso comienzan con una gran sonrisa y terminan con un: “Me encantó” (o: “el amigo de la amiga de la novia … le encantó). Les encantaron los paísajes, la amabilidad de la gente, los colores, la autenticidad, el desorden ordenado, el modo de vivir en musica, el sabor tropical, la alegria, las sonrisas.

Antes, Colombia, estaba en la lista roja de los ministerios de turismo extranjeros. Era el lugar maldito donde no debes poner los pies.

Afortunadamente, como todas las modas, los lugares más temidos se convierten un día en “the place to be”.

Como todas las modas, la novedad y el cambio que trae, se acoje con prudencia, despacito.

Pero como todas las modas, cuantos más seguidores tiene, más se afirma la tendencia (este es un mensaje para decirte que todavía hay mucho espacio para inscribirte, en caso de que quieras ingresar al baile colombiano y compartirlo 🙂

De aqui a que te decidas, puedo hacer un trailer dividido en varios episodios. Porque después de Argentina, Chile, Bolivia y Brasil, ya estoy en Colombia. Y ya que he hecho todo este recorrido, tengo la intención de llevarte conmigo 😉

Que tal si nos vemos la próxima semana ? Mismo día, misma hora, mismo lugar.

Quizás vayamos aquí: 

O aqui:

O acá:

Y quién sabe, tal vez te guste 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *