5651255034.8dd5717.ec722a2c0f5d4138afa6f39d55509f70
Illustration & travel stories

The island

Esta publicación [hacer como si no tuviera ningun atrazo] podría empezar con la incansable pregunta: “¿Qué llevarias contigo en una isla desierta?”.
La diferencia es que esta vez, la isla desierta está allí. Y la respuesta, también. Una respuesta bien cargada, sin brújula, encendedor o navaja suiza.
Demasiado predecibles.

1 isla, 2 novios y 20 amigos

Primero, la isla desierta se llama Tintipán, se encuentra en el Mar Caribe y es accesible desde Cartagena.

Segundo, no está completamente desierta, pero como tenemos un pedazo de isla solo para nosotros, es como si lo fuera.

Tercero, es una despedida de soltera Y despedida de soltero a la vez (que locura), por lo cual era necesario llevar algo más que una brújula, un encendedor y una navaja suiza. De echo, la novia y el novio se llevarón dos catamaranes (tan excéntricos), 20 amigos (de 6 nacionalidades diferentes), un excelente – y muy pesado – equipo de sonido (para los DJs y su público), algunas máscaras de buseo (para ver El Mundo de Nemo en vivo), proteína para 3 días (es necesario alimentar toda esta gente), mucha agua (y mucho alcohol).

Ahora que tienen la lista de ingredientes, es muy fácil. Cocinen a fuego lento durante un largo fin de semana (el tiempo que todo el mundo se conozca, se bañe en el mar cristalino, busee, coma pescado y arroz con coco, baile hasta el amanecer, duerma en las hamacas, juegue en la piscina, admire el atardecer y se pierda el amanecer cada mañana).
Dejen enfriar y sirvan fresco (hay cubitos de hielo en el congelador) (le dará un poco de frescura a todas estas caritas trasnochadas).

Al no tener los créditos fotográficos de la alegre población de la isla y su casa encantadadora cuadrilingüe, solo tienen derecho a los paisajes (aún valen la pena).

Aprovechen al máximo de este pedazo de paraíso, porque el regreso (hacia Cartagena) será menos divertido.

Los sobrevivientes del fin de semana

Al respecto de la ida a la isla:

– Duración: 2h30. Dos horas y treinta minutos que pasan muy rápido, ya que todos ván felices.

– Velocidad: rápida. Estamos literalmente surfeando sobre las olas. Almas sensibles (al mareo), abstenersen.

– Ambiente: de rumba dura.

– Temperatura: caliente.

– Música: todo lo que se mueve. Hasta los extrajenjeros terminan bailando reggeaton.

– Comida: nada porque nos espera un almuerzo de reyes en la isla. Mientras tanto, preferimos hidratarnos.

– Bebida: aguardiente.

Al respecto del regreso:

– Duración: 8h. Tres veces más que a la ida (estando en la isla, uno de los dos motores del catamarán se murio) (ya pueden adivinar lo que sigue).

– Velocidad: extremadamente lenta. Lean estas dos palabras separando cada sílaba para comprender el nivel de lentura impuesta.

– Ambiente: un silencio de muerte.

– Temperatura: 40 grados. Por lo menos. Mucho calor en todo caso. Solo hay 2 metros cuadrados de sombra en el barco. Somos 15.

– Música: en modo pausa. Los pasajeros quieren sufrir en silencio.

– Comida: nada. Ni siquiera un granito de mani.

– Bebida: pánico total, no queda mucha agua. Es mas, al observar los seres humanos a bordo, se puede ver que la deshidratación es algo físico y mental.

Así que tengo otra receta para ustedes. Coloquen a 15 rumberos con sed y hambre en un catamarán. Dilen que llegaran a Cartagena para la hora del almuerzo. Agreguen un movimiento de olas muy pronunciado, ideal para provocar dolores de cabeza. Dejen el capitán anunciar que va a tomar una ruta alternativa cuya corriente de agua es más sabia. Véanlo perdido, 2 horas después. Miren a los pasajeros pánicar en silencio. Escuchen este silencio (aún simencioso, se escucha fuerte). Escuchen a todos hablar de su comida favorita. Escuchen a los más ansiosos imaginar lo peor…
Cuando de repente, un bote. Un bote y un pescador. El salvador. Es él quien los pondrá en el camino correcto (un río bien escondido).
A partir de ese momento, solo tocara ser pacientes (o dibujar ⬇).

2 horas más tarde, a las 8 de la noche, estaran en Cartagena, listos para comer la mejor (y más esperada) hamburguesa de toda su vida.
Lo bueno de esta aventura? Permitirles de admirar la vegetación en el medio del océano:

Y un atardecer más (en Cartagena):

Bueno, la verdadera ventaja es que todo termino bien.

La novia y el novio se podrán casar. Los invitados podrán ir a la boda. Y ustedes, continúar el camino hacia el carnaval de Barranquilla … (sí, fue en febrero) (el blog acaba de alcanzar un retraso de 2 meses #nocomment).

Hablando de carnaval, el desfile se puede ver desde este enlace, que en realidad es un buen atajo para no tener que tomar un bote ;).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *